• +54 (341) 4802670 Int. 134

 

 

 



Films

  • 1981, Tiempo de revancha: Federico Luppi en la piel de Pedro Bengoa es un trabajador de las minas de la empresa Tulsaco. No sólo debe borrar su pasado para sobrevivir, sino que advierte que la “marca” sobre el cuerpo es la contraseña del “éxito”. Director: Adolfo Aristarain. Enlace
  • 1982, Plata Dulce: Cruda descripción de la economía en tiempos de Martínez de Hoz. Un hombre se encuentra con un ex compañero del secundario que le ofrece un negocio redondo. La plata comienza a venir a raudales, pero las cosas cambiarán de un día para el otro. Fue una de las primeras películas en poner en duda el sentimiento triunfalista que imperaba después del Mundial ’78. Director: Fernando Ayala. Enlace
  • 1983, No habrá más penas ni olvido. Radiografía de la violencia y el desconcierto que ha sufrido la sociedad argentina por años. La película transcurre en un pequeño pueblo, en el que se enfrentan dos fracciones del peronismo: la que representa al intendente y la corporizada en la figura del delegado municipal. La película está basada en la novela homónima de Osvaldo Soriano. Enlace
  • 1984, Cuarteles de invierno. Una metáfora de la realidad argentinas de los años ’70. Durante la dictadura militar que rigió en la Argentina entre 1976 y 1983, un boxeador en decadencia  y un cantor se encuentran en un pueblo del interior y establecen una fuerte amistad. Los militares preparan un festival y necesitan de la ayuda del púgil y del cantante. Director: Lautaro Murúa. Enlace.
  • 1984, Los chicos de la guerra. Evocación de la Guerra de las Malvinas. Se centra en las historias de tres jóvenes de distintas clases sociales, desde sus propias infancias hasta los traumáticos regresos del conflicto bélico en el Atlántico Sur. Fue el primer film argentino de ficción sobre la guerra de Malvinas. Director: Bebé Kamin. Enlace
  • 1985, La historia oficial. En la última etapa de la dictadura militar, una profesora de historia comienza a darse cuenta de lo acontecido en la Argentina de años anteriores. El retorno de una amiga exiliada, el descubrimiento de los turbios manejos de su esposo y la aparición de una Abuela de Plaza de Mayo que busca a su nieta son motivos más que suficientes para que la mujer viva una auténtica toma de conciencia política. La película ganó el Oscar a la mejor película extranjera. Director: Luis Puenzo. Enlace 
  • 1986, La noche de los lápices. El film relata sucesos reales desde la voz y presencia de su único sobreviviente. En septiembre de 1976, durante los primeros meses del gobierno militar en la Argentina, siete adolescentes de la ciudad de La Plata son secuestrados, torturados y asesinados a raíz de sus protestas por el aumento del boleto estudiantil. Basado en un hecho real, este drama es uno de los films más emblemáticos del cine testimonial argentino sobre los crímenes de la sangrienta dictadura que gobernó el país hasta 1983. Director: Héctor Olivera. Enlace
  • 1987, Made in Lanús. Exiliado en Nueva York durante una década, un matrimonio retorna a la Argentina de visita por unos días. En esta ciudad se reencuentra con el Negro y Yoli, hermano y cuñada de la mujer, quienes residen en Lanús. La película, basada en la obra teatral “Made in Lanús” de Nelly Fernández Tiscornia, fue parcialmente rodada en Nueva York, se convirtió en un enorme éxito comercial y recibió numerosos premios en festivales internacionales. Director: Juan José Jusid. Enlace
  • 1988, La deuda interna. Se intenta reflejar las décadas de los ’70 y principios de los ’80. En Chorcán, Jujuy, un joven indígena conoce a un maestro rural recién llegado de la Capital Federal. Entre ambos nace una amistad interrumpida cuando al joven es convocado a participar en la Guerra de Malvinas. Película galardonada con el máximo premio en el Festival de Cine de Berlín. Director: Miguel Pereira.Enlace
  • 1992, Un lugar en el mundo. Convertido en un hombre, Ernesto regresa a Valle Bermejo. Y recuerda su niñez, los tiempos de lucha contra el cacique Andrada. Los padres de Mario fundaron una cooperativa que agrupaba a los pequeños ganaderos del Valle en defensa de la lana de sus ovejas. Por entonces apareció allí Hans, el geólogo español que buscaba petróleo para Andrada. Toma el tema del exilio en tanto reubicación del exiliado en el espacio interno, es decir, en la Argentina misma. Director: Adolfo Aristarain. Enlace
  • 1999, El visitante. Sobre la guerra de las Malvinas. Pedro, ex combatiente de la Guerra de las Malvinas, no puede olvidar aquellos días en que estuvo en las trincheras, tampoco puede olvidar a Raúl, su compañero de lucha, que quedó para siempre en aquel desolado lugar de pesadilla. Director: Javier Olivera. Enlace
  • 1999, Garage Olimpo. Narra cómo los torturadores han sido capaces de instalar la cárcel en el alma del secuestrado. Durante la última dictadura militar, una detenida-desaparecida tiene una relación de amor-odio con su victimario y  torturador. Director: Marco Bechis. Enlace
  • 2000, Fuckland. Un argentino se propone reconquistar las islas a través de la idea de embarazar a las nativas del lugar y, así, poblarlas de argentinos. Primera película argentina rodada según los postulados del Dogma 95, con un equipo de filmación que llegó semi clandestinamente a las islas Malvinas. Director: José Luis Marqués.  Enlace 
  • 2006, Crónica de una fuga. Buenos Aires, Argentina. 1977. “Crónica de una Fuga” es una película testimonial, basada en la novela “Pase Libre” de Claudio Tamburrini, con la colaboración Guillermo Fernández, ambos protagonistas de la única fuga exitosa constatada durante la última dictadura militar argentina. Director: Adrián Caetano. Enlace
  • 2010, La mirada invisible. Película argentina-francesa y española dramática dirigida por Diego Lerman sobre su propio guión, escrito en colaboración con María Meira según la novela Ciencias Morales, de Martín Kohan. Sinopsis: La historia narra el mundo del Colegio Nacional de Buenos Aires durante los días previos a la guerra de Malvinas en 1982, desde el punto de vista de una preceptora, “una figura gris del engranaje represivo”. María Teresa, persiguiendo un vago, quizá inexistente olor a cigarrillo, comienza a esconderse en los baños de los varones para sorprender a los que fuman y llevarlos ante la autoridad, y poco a poco hace de ello un hábito oscuramente excitante, no es de la violación de las reglas sino de su aplicación a ultranza de donde surgirán la torsión y el desvío, de la rigurosa vigilancia de una completa rectitud, de la custodia inflexible de una normalidad total y atroz. Enlace

 

-Sección en actualización-

-Encontranos en Facebook: HEARUNR-